Menu

Medea

DE EURÍPIDES

versión de Alberto Medina y Juan Antonio López Férez

Jasón, esposo de Medea, ante el espanto de ésta que ve su lecho deshonrado, se promete en matrimonio a Glauce, la hija de Creonte, el rey de Corinto. Creonte, que había planeado el matrimonio, ante el temor de que Medea, sabia y hábil, se vengue, ordena su destierro inmediato.

Pero Medea, fingiéndose sumisa, pide un solo día de plazo para salir al destierro. Ese plazo lo aprovecha para realizar unos presentes a Glauce: una corona de oro y un peplo que causan la muerte por el simple contacto. Glauce muere de forma horrible.

Tras perpetrar ese horrible asesinato, Medea se siente obligada a matar a sus propios hijos, para evitar que otras manos más crueles les quiten la vida para vengar la muerte de Glauce.

 

Share